Tipos de cajas fuertes

Aunque el mercado nos ofrece un sinfín de casas fuertes, hemos de buscar la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Es decir, ver cuál es la utilidad que va a tener, pues no es lo mismo un uso personal que empresarial o su colocación para un establecimiento hotelero, pongamos por caso. A continuación, con cerrajeros en Majadahonda Madrid veremos los principales modelos de cajas fuertes para ayudarte a dar con el que mejor se adapte a tus exigencias.

 

Tengamos en cuenta también que los distintos tipos, a su vez, tienen también diferentes características a nivel de tamaños, diseños y niveles de seguridad. Así pues, una vez elegido el tipo, tengamos claro que hay que seguir buscando aquella que, dentro de esa clase, mejor se nos adapte.

 

Caja fuerte de sobremesa

 

La caja fuerte de sobremesa se conoce también con el nombre de caja fuerte de sobreponer. Son cajas fuertes fáciles de colocar aquí o allí, por ejemplo, en un armario o mesa.

 

Es decir, no son empotrables y resultan relativamente fáciles de integrar en todo tipo de decoraciones. Algunos modelos más grandes pueden ponerse en el suelo, ya que son de grandes dimensiones son perfectos para poner en el suelo, debido a sus grandes dimensiones. Esto es una ventaja, en realidad, puesto que así es difícil desplazarlas y, por lo tanto, también llevárselas.

 

Cajas fuertes para empotrar

 

Las cajas fuertes empotrables son la otra opción que comentábamos y, siguiendo la lógica apuntada en el anterior párrafo, también resultan más difíciles de robar. Aun así, por supuesto, pueden robarse, en cuyo caso el ladrón hará un agujero a su alrededor y se la llevará.

 

Haciendo el agujero, sin embargo, lo cierto es que es difícil llevarselas pues también pesan mucho. Luego está el problema de la apertura pues, como es fácil imaginar, no son fáciles de abrir cuando no se tiene la llave o el código correcto.

 

Cajas fuertes ignífugas

 

Cuando aguantar las altas temperaturas, incluyendo el fuego, es una prioridad, las cajas fuertes ignífugas son la solución. Algunos modelos además de aguantar las altas temperaturas también aguantan el fuego directo durante un tiempo. A la hora de elegir una u otra de esta clase tengamos en cuenta qué tipo de objetos vamos a guardar en ellas, siempre en relación a su resistencia al fuego o al calor.

 

Tipos de cajas fuertes

 

Cajas fuertes de alta seguridad

 

Cuando se precisa una alta seguridad, las cajas fuertes del mismo nombre son una opción perfecta. Es decir, cuando vas a guardar cosas de mucho valor, optar por estas cajas significa tener una caja fuerte prácticamente imposible de abrir.

 

Cajas fuertes decorativas

 

Como no podía ser de otra manera, también hay cajas fuertes decorativas, y de hecho son muy sorprendentes cuando se sabe lo que son, puesto que se trata de modelos camuflados. Su punto fuerte es precisamente éste, estar integrados en el mobiliario.

 

Las hay para viviendas y oficinas u otro tipo de negocios, y detectarlas es complicado, incluso para los ladrones experimentados. Por lo demás, su instalación es sencilla y su seguridad dependerá del modelo.

 

Cajas fuertes camufladas

 

Otra opción parecida a la anterior son las cajas fuertes camufladas, más que decorativas escondidas, ya que pueden camuflarse donde convenga para que verlas sea complicado o, aún mejor, casi imposible.

 

Cajas fuertes de suelo

 

Su diseño es un punto y aparte. Al estar en el suelo, pueden empotarse en el mismo, colocándole una tapa para que no se vea, por ejemplo. La idea es que los ladrones ni siquiera sospechen de que bajo sus pies hay una caja fuerte. Todo un arte del camuflaje.

 

 

Cajas fuertes para hoteles

 

Las cajas fuertes para hoteles han de ser sencillas y permitir un fácil cambio de contraseña, pues cada cliente tendrá la suya. El objetivo, así pues, es que el huésped tenga la tranquilidad de que sus objetos de valor y dinero no va a robarlos nadie, incluyendo personal del hotel o terceros.

 

Cómo saber qué caja fuerte comprar

 

Como dijimos al inicio del artículo, el fin que vaya a tener la caja fuerte nos ayudará a orientar nuestra búsqueda y elección. Por ejemplo, el modelo para empotrar es interesante para las viviendas, pues son seguras y fáciles de instalar.

 

Los modelos para la empresa o negocio deben ser más seguros, pues los intentos de robo también suelen ser mayores. Así pues, en función del nivel de seguridad exigido se debe optar por una u otra, de entre las que hemos enumerado.

 

¿Caja fuerte es sinónimo de seguridad?

 

Por lo general, las cajas fuertes son muy seguras, pero cada modelo ofrece puntos fuertes que variarán la misma en unas u otras circunstancias. Además de tener en cuenta el nivel de seguridad, por lo tanto, hay que mirar también las características que puedan aumentar el mismo en uno u otro contexto.

 

Por norma, consideremos hacer una pequeña inversión, pues lo barato sale caro. Además, es un gasto que se hace solo una vez, ya que tienen una gran durabilidad.